PROFECÍA INDIA Sólo después de que el último árbol sea cortado. Sólo después de que el último río sea envenenado. Sólo después de que el último pez sea apresado. Sólo entonces sabrás que el dinero no se puede comer.

jueves, 12 de enero de 2017

San Martín de los Andes - Wikipedia, la enciclopedia libre

San Martín de los Andes - Wikipedia, la enciclopedia libre

¿QUIÉN FUE EL VERDADERO FUNDADOR DE SAN MARTÍN DE LOS ANDES? El estudio fue realizado por las investigadoras Noemí Valentino y Ana María Manceda, y por el arqueólogo Diego Chammah
abril 13, 2011 por ac18 | Editar
2 Votes

Viernes 12 de diciembre de 2003 (EXTRAÍDO DIARIO RÍO NEGRO .ASMA)
Vida Cotidiana

Estudio revela que un coronel uruguayo es el verdadero fundador de San MartínLa historia ubica en ese lugar a hermano del presidente Roca. Ahora salió a la luz nueva documentación que corrige ese error.


SAN MARTIN DE LOS ANDES (ASM).- Un aspecto sustancial de la historia de San Martín de los Andes, tanto como lo es su mismísima fundación, ha dado un vuelco con estudios de documentos hasta no hace mucho en manos privadas, que vieron la luz por una combinación de tesón y simple fortuna.

Según cartas, actas, y escritos de viajes, el fundador de esta ciudad aquel 4 de febrero de 1898 no fue el general Rudecindo Roca, como se pensaba y señala la historia oficial, sino un coronel y jefe del regimiento 3 de Caballería, de origen uruguayo y algo olvidado en crónicas militares, que se llamó Celestino Pérez, quien de todos modos aparece como presidente de la comisión fundadora.

Por lo menos así lo señalan las conclusiones de los investigadores de la Fundación San Martín de los Andes, que tuvieron a su cargo el estudio de los documentos.

Don Rudecindo Roca, hermano de Julio y comandante a cargo de la exploración y poblamiento de la región andina sur, estaba en ese preciso instante a unos 80 kilómetros al noreste, abriéndose camino en el bosque por las que hoy son las Termas de Epulafquen.

La fundación de San Martín fue orden de Roca en medio de la disputa de límites con Chile, y en el marco de una estrategia destinada a sentar presencia con pueblos en la franja cordillerana que va de Ñorquín (cerca de Aluminé) a la colonia 18 de Octubre (en inmediaciones de Bariloche)

Empero, y según la investigación, fue Pérez quien ejecutó la orden. Siguiendo la tradición castellana, el acto fundador debió haber sido reconocido al coronel, pero por alguna maroma de la historia no fue así.

La reconstrucción de aquellos hechos tiene zonas grises y especulaciones sobre el porqué del “olvido” fundacional de la figura de Pérez, pero se alimenta de testimonios indubitados que lo ponen como colocador de la piedra basal de San Martín de los Andes.

El estudio fue realizado por las investigadoras Noemí Valentino y Ana María Manceda, y por el arqueólogo Diego Chammah, para la Fundación San Martín de los Andes, que por el momento es depositaria de los originales, algunos de los cuales corren el riesgo de convertirse en polvillo si no son tratados por manos expertas.

En verdad, la forma en que esos documentos llegaron al Sa Martín de los Andes de la actualidad es todo un capítulo de convicción y buena suerte.

El hasta el miércoles intendente Sergio Schroh es un hombre preocupado por la historia y en particular por la reconstrucción de los primeros años del pueblo.

Ya antes de ser jefe municipal concurría con frecuencia a una vieja librería porteña donde se nutría de material.

En una ocasión, un librero que sabía de su interés lo abordó para comentarle que tenía entre sus pertenencias unas viejísimas cartas, un libro con ribetes de oro y otros documentos que pertenecían a un coronel que tuvo protagonismo en la campaña por la zona andina del Neuquén.

Con el avance de la conversación, el hombre pidió 5.000 dólares por deshacerse del material. Frente a la cifra, Schroh declinó la oferta pero la relación quedó en pie hasta mejores momentos.

El caso es que tras la debacle del gobierno delarruista y la salida de la Ley de Convertibilidad, el mismo personaje se presentó tiempo después y ofreció la misma documentación, pero entonces por 5.000 pesos.

Tras una primera comprobación seria sobre la originalidad del material y ya convertido en intendente, Schroh pidió autorización al Deliberante para comprar los escritos; permiso que obtuvo.

Qué dicen los documentos

Luego de la aprobación de la compra por el Concejo local, 36 documentos, dos mapas, fotos y un pesado libro personal llegaron a manos de la Fundación San Martín para realizar los estudios más detallados, tanto de la veracidad a través de las características del papel, caligrafías, tintas y otros elementos, como del contenido histórico de ese material.

La tarea se inició en diciembre de 2002 y culminó en abril de 2003. Buena parte del material está referido a la campaña de Chaco y Formosa, donde Pérez tuvo actuación, pero el resto está ligado a aspectos de la campaña sur, a los primeros años tras la “pacificación” en la guerra con “el indio”, y a la fundación de San Martín de los Andes.

La presencia de Rudecindo Roca en las termas de Epulafquen está constatada en esos escritos a través de una carta de un tal capitán Anschütz, que incluso exhibe su reproche porque recibió la orden de acompañar al general en su viaje a aquel lugar inexplorado, mientras se fundaba la ciudad que había ayudado a delinear: San Martín.

Otro de los datos que ponen en la persona de Celestino Pérez la responsabilidad y ejecución del acto fundacional, surgen de un acta de 1910. Unos vecinos de la villa conformaron una comisión de festejo y, en ese contexto, eligieron como presidente honorario al “fundador” Celestino Pérez. También, decidieron imponer el nombre de Teniente Coronel Pérez a la hoy calle céntrica donde se encuentra el Concejo Deliberante. Hicieron colocar una placa cuyo destino hoy se desconoce, y gravar una medalla que en una de sus caras dice: “El pueblo de San Martín de los Andes a su fundador, coronel Celestino Pérez; 4 de febrero de 1898 – 25 de Mayo de 1910”. Las actas están firmadas por los vecinos Alberto Mediac y Baldomero Alvarez. El presente fue llevado en mano a Pérez por el director de la Escuela 5 -la primera y única por entonces-, José Calderón. (ASM).

El olvidado legajo de Pérez

El legajo militar del teniente coronel Pérez, que se inicia en 1860, es en sí mismo una pieza plena de curiosidades, y quizá contribuya a revelar en parte el origen del equívoco histórico que, según la Fundación San Martín de los Andes, se ha cometido con el que ahora se cree fue el verdadero fundador de esta ciudad.

Las copias fueron proporcionadas por el Ejército Argentino a la investigadora Noemí Valentino. El legajo tiene papel, tinta y caligrafía propias de la época y coincide en un todo con el material analizado por la entidad.

Del legajo surgen algunas disputas administrativas sobre la nacionalidad del coronel y acaso una explicación posible sobre la controversia histórica. En los registros de la superioridad, la foja militar de Pérez aparece sin consignar la nacionalidad ni la fecha de nacimiento desde el primer folio. La comandancia le pide a Pérez un acta y certificado de nacimiento para incluir en su legajo, pero el coronel aduce haber perdido la documentación.

Esa circunstancia podría haber incidido en la carrera militar de Pérez y en la posibilidad de ascensos, al punto que se obtuvo una carta dirigida a Sarmiento y una del entonces presidente a la comandancia militar, en la que recomienda una mejora por servicios prestados y para retenerlo en las filas del Ejército.

En uno de esos escritos, Pérez confiesa a Sarmiento su nacionalidad “oriental” y su deseo de retirarse para retornar a la familia, en la República Oriental. Una de las especulaciones de los estudiosos es que la historia militar desplazó a Pérez del reconocimiento como fundador de San Martín de los Andes, acaso por el entredicho sobre su origen uruguayo. Cuando corría 1915, Celestino Pérez sigue un pleito contra el gobierno nacional en demanda de un adicional de 400 pesos de la época por haber participado de la campaña sur, que se pagaba a otros militares de igual grado y destino pero que él no percibía por razones ignoradas. Pérez murió un año después. (ASM).






Se ha producido un error en este gadget.